REALIDAD CONCRETA…

Por RÓMULO LANDER HOFFMANN

Realidad concreta, la que vivimos los venezolanos. En ella no hay dualidad posible. Es una realidad absoluta.

Realidad concreta son los asesinatos; tanto del hampa, como los de la policía.

Realidad concreta son los asaltos, las expropiaciones, los asedios, los insultos a propios y extraños, el deterioro del país, el quiebre moral de la población, su envilecimiento -programado- con la siembra diaria del odio entre hermanos.

El casi irreparable daño que quien hoy nos desgobierna le hace a sus “propios” seguidores cuando los dota de títulos “universitarios” que a pesar de la mejor disposición y del esfuerzo honesto de muchos de sus adquirientes nunca podrán, sin una nivelación previa, ser igualados en conocimiento con los de los egresados de las universidades tradicionales. Ello, básicamente por defectos y carencias intencionales en el diseño curricular de las universidades y centros de estudios “Bolivarianos”

Ya no caben medias tintas o posibles interpretaciones (deseos para preñar, los llamo yo) sobre la verdadera intención, ni sobre el modelo Nihilista – Fundamentalista – Extremista – Marxista – Leninista – Maoísta o de cualquier otra ocurrencia de ocasión como ahora que se declara “profundamente cristiano”, para comprar lastima con rédito electoral de nuestra aún creyente población.

Para él, no cabemos en el país. No cabemos porque pensamos diferente y esto es bueno porque somos la mayoría de los venezolanos, incluyendo a muchísimos de quienes lo siguen, los que discrepamos de su Nihilismo salvaje.
Resulta obvio que el guión que día a día sigue quien hoy nos desgobierna no es suyo, es importado del más fracasado de los “modelos” allende los mares, jamás intentado en la historia moderna. Guión elaborado a imagen y semejanza de su mentor.

Quien hoy nos desgobierna cada día se inventa un nuevo argumento que no complementa sino que sustituye al anterior. Cada día se inventa un nuevo enemigo necesario. Cada día una multipolaridad que mantiene en ascuas al país.

Resulta obvio que como un reflejo distorsionado de la cualidad absoluta a la que corresponde -este argumento, aunque parece retórica cubiche, no lo es – quien nos desgobierna nos quiere hacer creer que es lo que no es, aunque en realidad, es lo que es. Todo esto, para terminar haciéndonos creer lo que él quiere que sea, o sea… (¿?)

About these ads

Una respuesta

  1. Debe ser triste y desesperante para un Titán ver su fin a la vuelta de la esquina. Aún así, no deja de ser un gran manipulador. Dios sabrá que otorgarle. Lo que no debemos perder es el norte, una Venezuela libre en todos los aspectos y tener muy claro que deja células cancerígenas que son tan o mas dañinas que una enfermedad: los radicales pueden hacer mucho mal. El trabajo cada vez es mayor y depende de todos, no solo de un grupo.Nuestro país, nuestros hijos, nosotros merecemos lo mejor, luchemos por eso. Que Papá Dios y los Ángeles nos guíen y nos protejan.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 180 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: