Capriles y la política internacional

Por Alfredo Michelena

Uno de los retos más importantes que deberá enfrentar Capriles desde Miraflores es retomar una política exterior de Estado.

Ovario II dice: Porecitos… los miembros del Alba se quedarán sin teta. A pedir limosna a otra parte. Chávez, recoge tu gallo muerto.

Que promueva los intereses de Venezuela y no del partido de gobierno o de la “revolución”. No más jugar al populismo internacional que ha creado una perversa relación clientelar entre un grupo de países y el régimen bolivariano- ALBA, Petrocaribe, etc.-, creada como una extensión de la política de las Misiones que se practica en el país y que fueron inventadas por los Castro y no por el caudillo de Sabaneta. Hay que volver a una relación entre iguales y no entre la chequera de petrodólares y las manos extendidas.

Hay que buscar un realineamiento de Venezuela con la Comunidad de Países Democráticos y salirse del Club de los Totalitarios, formado por países como Irán, Siria, Rusia, China, Zimbabwe y Cuba. No es romper relaciones, es reestablecerlas desde la otra perspectiva. Hay que reinsertarnos a la órbita de los países occidentales, de donde provienen nuestras raíces culturales y filosóficas, sin olvidar que tenemos muy importantes diferencias y que además somos parte de un mundo más grande y globalizado. Y retomar nuestra vocación de integracionista con los países bolivarianos sin descartar que somos suramericanos y americanos. Y en una especie de “doctrina Gallegos” -por la lúcida participación del expresidente en la CIDH- debemos convertir los DD.HH. en el leitmotiv de nuestra política exterior. Dedicarnos a promover el sistema de protección de DD.HH. en la región y en el mundo, y mejorar mecanismos como la Carta Democrática Interamericana.

Hay que retomar con seriedad y profesionalismo los problemas limítrofes y de la frontera. Reasumir con firmeza el tema del Esequibo y los problemas de soberanía territorial con el Caribe y Colombia. Y con esta última volcarnos a solucionar los problemas de una frontera común infestada de bandas criminales, guerrilla y el narcotráfico, no sólo para apoyar al vecino país en su lucha contra estos factores sino para librar a nuestros ciudadanos de esta pesadilla y promover el desarrollo en esa zona.

En este sentido hay que restituir las viejas Comisiones Binacionales, seguir las discusiones y buscar soluciones en un esquema de ganar-ganar. También se debe tener muy clara la política comercial internacional. Ella debe re-articular a Venezuela en el mundo globalizado y sacarla del aislamiento que ahora tiene, convertirla en un lugar seguro para las inversiones y promover la exportación.

Para esto se necesita despolitizar y re-profesionalizar la Casa Amarilla y ser lo suficientemente sensato para escoger la mejor persona para el cargo de Canciller. Un hombre o mujer con dinamismo, conocimiento y reconocimiento internacional propio para que podamos avanzar rápidamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: