La gran victoria que José Vicente quiere arruinar

Por  Alberto Franceschi G.

Leopoldo López declaró que éramos un millón, otros calcularon 800.000. Nadie dirá nunca la cifra exacta, pero es la movilización más grande desde las monumentales concentraciones que nos reunían por Rosales y contra la Reforma a la Constitución.

Más aún, como marcha que fue reuniéndose desde muchos puntos de partida, solo hay precedentes en los días del Paro o del memorable abril de 2002.

Es un hecho, que para la inmensa mayoría basta con un mínimo de simbolismo, una cara y una certeza de reunirnos para una gran jornada unitaria que aspire un cambio de rumbo, para que se produzca un fenómeno político-social de amplia repercusión como lo ha sido la inscripción de la candidatura de Capriles.

No me caben dudas sobre admitir, que mediante toda clase de presiones y seducciones, el chavismo también reunió una gran concentración para la inscripción, al parecer hasta septiembre, del candidato pre difunto. Digo hasta días antes del 7 porque será en ese momento cuando lo sustituirá, según se deduce, su delfín o delfina, escogido o escogida, para tratar de hacerlo o hacerla elegir el propio 7 de Octubre y exigir entonces absoluta legitimidad, por todo el período que viene, contando, eso sí, con la venia, aceptación, resignación, o como quiera designarse, el someterse como nos exige José Vicente a la cadena de miles de trampas y ventajismos que irán en escalada hasta los escrutinios, para imponer a troche y moche la continuidad de esta piltrafa de régimen.

A mí no me cabe duda, más aún con la marcha y concentración del 10 de Junio, que se obtendrá una gran victoria el 7-O.

Mi punto es el de siempre, ese día el problema no es solo ganar sino que debemos ganar con una ventaja tal que obligue al gobierno a admitir el triunfo de Capriles, so riesgo de hacer estallar, ese día, las instituciones que tienen 14 años manoseándolas con toda clase de subordinaciones fraudulentas y en especial a las FFAA. Con una diferencia pequeña el gobierno dirá que son ellos los ganadores y tendrían chance de imponer su disciplina política a las FFAA para hacer tragar ese fraude.

Dicho en criollo, si ganamos ampliamente podemos pronosticar, con absoluta seguridad, que el chavismo pretenderá desconocer ese triunfo, quedando entonces por resolverse las incógnitas de un obligado pronunciamiento militar, para imponerle al gobierno aceptar su derrota, si y solo si nuestra dirección, en este caso la MUD y el propio candidato, no se dejan madrugar y menos aún tolerarse cualquier vacilación… y sobre ello nadie puede prejuzgar sino hasta ver los acontecimientos.

El chavismo se ha dado a la tarea de exigir en múltiples ocasiones, que de una vez se pronuncie el candidato y la MUD, sobre que aceptaremos el resultado del 7 de octubre, como si esta vez fuera mucho más difícil imponernos lo que ellos llaman desde ahora esos resultados, que en lenguaje chavista es sinónimo de continuidad de ellos en el poder.

De nuevo José Vicente Rangel insiste en que debe hacerse una especie de declaración solemne sobre este punto y creo que es perfectamente posible pronunciarse en ese sentido, si antes ellos aceptan modificar de inmediato la composición agresivamente roja del CNE y se haga una exhaustiva revisión del Registro electoral fraudulento, amén de desmantelar otros ventajismos obscenos, que constituyen amenazas reales de montajes y pillerías contra el candidato del campo opositor.

Luego de la gran victoria política que para todos nosotros significó la inscripción de la candidatura Capriles, es momento para insistir, más que nunca, en la tarjeta única de la unidad y si ya esto se hizo irreversible por conductas opuestas a vernos todos tras la sigla de esa tarjeta única, entonces creo que debemos cerrar filas por millones para defender el sufragar por la TARJETA UNITARIA que ya reúne una decena o más de organizaciones postulantes.

Una frase que recoge ese sentimiento de millones, fue pronunciada por Henrique Salas Feo, Gobernador de Carabobo, cuando sumó su partido Proyecto Venezuela a la tarjeta unitaria:

“no es el momento de los partidos, es la hora de una Venezuela unida”.

Anuncios

Una respuesta

  1. Estoy completamente de acuerdo, la diferencia debe ser grande para que no puedan disfrazar los resultados, y la MUD no debe hacer ningún pronunciamiento sobre la aceptación de los resultados, porque no tenemos garantías, pero si debemos cuidar los votos en todas las mesas, hasta las que están en los lugares más remotos de la geografía, para que no vuelvan a aparecer mesas sin abstención y completamente oficialista, como pasó en Portuguesa en las zonas rurales en el 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: