“Yo planteo un modelo de trabajar en equipo”

Correo del Caroni

Capriles, Presidente de Venezuela 2012

Henrique Capriles Radonski entiende que su misión como candidato presidencial es explicar al mayor número de venezolanos su plan, cuyo objetivo es el progreso. “¿Cómo llegamos a ese progreso? Eso es lo que yo tengo que hacer: explicarle a la gente”. Para ello, el hombre que encarna el cambio político frente a la continuidad de Hugo Chávez en el poder, ha decidido recorrer el país de cabo a rabo, privilegiando el contacto con la gente, pues considera que “si los discursos largos sirvieran para algo, tendríamos el mejor país del mundo”.

En la primera de cuatro vueltas al país que planificó tras su inscripción en el CNE, Capriles Radonski visitó el martes pasado Ciudad Guayana, y Correo del Caroní logró conversar con él antes de su partida al estado Monagas.

“Esta no es una campaña que va a competir en recursos con el Gobierno porque ahí no vamos a poder competir (…) Aquí el reto ha sido el esfuerzo, ¡que es brutal! De verdad. Brutal”.

“Las cosas bien, significa que la industria petrolera no sea el brazo de un partido político. Pdvsa es una empresa de todos los venezolanos. Mi propuesta, primero es aumentar la producción del país”.

Las horas pasan y el momento llega. La caminata se hizo éxito y la reunión con los candidatos, un hecho del pasado. Sólo falta la despedida para seguir su recorrido.

Es ese el momento de ahora: una espera que transcurre fugazmente en la parte posterior de una van. Desde la ventana puede verse el puñado de hombres y mujeres alrededor del candidato que sale de un restaurant. Todos luchan por tocarlo, por sentirlo, por saberlo. Por llevarse la impresión de que es él. De que es real. De que es el candidato. Su candidato. El candidato presidencial Henrique Capriles Radonski.

No hay mucho tiempo para la entrevista. Tengo hasta al aeropuerto para lograr mi cometido. 19 minutos para esbozar el retrato de un hombre que no declara, sino que habla. Que atropella las preguntas, pero habla. Un poco a la defensiva, quizás por lo desconocido, quizás por inseguridad -quizás por haber visto a un extraño metiéndose en las entrañas de su maquinaria. Que mira a los ojos cuando habla y de vez en cuando deja escapar una sonrisa.

Es un hombre sin mímesis. Que toma su tiempo para escoger cada palabra. Que no cambia una caminata por un discurso de televisión. Que insiste en decirles a los venezolanos que hay un camino, y que ese camino los lleva hacia el progreso.

PRIMERAS IMPRESIONES

Hoy es martes 12 de junio y Ciudad Guayana amanece alborotada. Quizás no lo estuviera si aquel hombre no representara una esperanza para miles de personas que en algún momento dejaron de creer en el Gobierno. Las desencantadas, las malqueridas, las que nunca coincidieron con el mensaje de Hugo Chávez, y las que habían perdido la fe en la política.

Capriles representa esa esperanza. La posibilidad cierta de la oposición venezolana de alcanzar el poder y corregir los entuertos del ahora.

Es el reducto final de una opción fortalecida, luego de 13 años en la retaguardia, azotada por sus propios chascos y tropiezos en la esfera pública nacional.

– En sus declaraciones de hoy retó al Presidente a que hiciera una movilización de ese tipo.

– ¡Que camine! Yo lo quiero ver caminando, porque hace rato que no camina. Hace ¡uuuuuffffffff!

– Bueno, pero cualquiera podría decir que es por la enfermedad.

-¡No, no no. No tiene nada que ver! A mí me contenta mucho que esté curado, porque tiene ¡años! que no camina, que no se mete en una comunidad sin caminar aunque sea tres cuadras. Tiene años que no lo hace.

– Pero usted habla de retar a Chávez. ¿Por qué tan seguro?

– Cuando digo retar no lo digo a mal, porque el que insulta es él. Yo más bien he pedido que la campaña tenga… nivel. Vamos a debatir ideas, vamos a debatir visión de país para los próximos años. ¿Cuál es el modelo que él plantea? Él plantea un modelo estatista, de confiscación, de expropiación, de control del Estado. Yo planteo un modelo de trabajar en equipo, de sumar esfuerzos, tanto público como privado, de trabajar con un norte que es el progreso del país, de generar empleo, que en Venezuela haya seguridad. La educación ha sido mi bandera como gobernador y una de mis banderas como presidente.

– ¿Pero por qué tan seguro de su propuesta?

– Oye… porque cuando tú haces las cosas bien las cosas salen bien (risas). Cuando tú haces las cosas bien pasan cosas buenas: así digo yo en Miranda. Y entonces, la seguridad me la da… el hacer. El plantearnos una ruta que estoy seguro que es la ruta que quiere la mayoría de los venezolanos. Los venezolanos lo que quieren es empleo, seguridad, oportunidades, futuro. Los venezolanos quieren que se termine con esto de dos Venezuelas: hay una sola Venezuela.

DE REOJO

– Fíjese: usted presenta su propuesta de seguridad y el Gobierno lanza una misión de seguridad…

– … Pero la Misión Seguridad no es creíble, la del Gobierno. Es el plan número 19, ¡llevan 19 planes!

– Exacto. Usted propone una Ley de Misiones y el Gobierno propone la constitucionalidad de las misiones…

– …¡Sí, sí, sí!

-¿Le está marcando la agenda al Gobierno?

-¡Hace rato! ¡Uuuuffff!, ¡Hace rato! Hace rato que nosotros tenemos nuestra propia agenda. Nuestras propuestas no están recostadas del Gobierno, ni sobre la base de que si el Gobierno propone algo nosotros proponemos otra. Este es un plan propio.

– Ahora, ¿por qué cree que es el Gobierno el que está detrás de ustedes ahora?

– Bueno porque el Gobierno se gastó. ¡Se gastó! Este es un Gobierno desgastado completamente, con un candidato desgastado también. ¡El discurso de ayer era muy tedioso! Repetitivo. Además no habla de los problemas que tienen los venezolanos. De eso no habla el Gobierno. El Gobierno habla de… (piensa como buscando la palabra más acertada) su problema. Su problema, el problema del Gobierno. De su agenda, no la agenda de los venezolanos. Porque ahí hay una desconexión: hay una agenda del Gobierno y una de los venezolanos.

– En la alocución de ayer el Presidente dijo que la oposición no tenía política petrolera…

– … No, mi política petrolera es no regalar el petróleo. Esa es la política petrolera de este Gobierno: utilizar el petróleo para ganar apoyo político de otros países. Utilizar el petróleo como una herramienta política. Mi visión, mi propuesta en el tema petrolero, primero es aumentar la producción del país, que hoy produce mucho menos de lo que producía hace 30 años atrás.

– ¿Estamos en capacidad de producir más?

– Bueno, si hacemos las cosas bien, si hacemos buenas alianzas…

– ¿Qué implica hacer las cosas bien?

– Las cosas bien significa que la industria petrolera no sea el brazo de un partido político. Tú ves la politización de Pdvsa. Bueno, la viste ayer en el acto: ahí habían trabajadores de la industria petrolera vestidos de proselitismo político. Obligados la mayoría, pero Pdvsa no tiene por qué estar en el proselitismo político. Esa es una empresa de todos los venezolanos. No es una empresa del Gobierno, es una empresa del Estado. De los venezolanos. Y tiene que estar al servicio de los venezolanos, por los venezolanos.

El Gobierno actual regala petróleo a otros países. Mi política petrolera es totalmente nacionalista. Este gobierno dice que es nacionalista, pero es de la boca para afuera porque toda su actuación es distinta. No solamente que regala el petróleo, sino que con el ingreso petrolero les estamos dando trabajo a trabajadores de otros países, no a los nuestros.

LA RUTA DEL AUTOBÚS

La van se desplaza con fuerza. El motor ruge y hace tambalear el interior del vehículo. Capriles bebe el último sorbo de su bebida energizante. Requerirá de sus beneficios para la caminata que se avecina en el estado Monagas.

– Viendo el acto de ayer, ¿cómo cree que será la campaña del Gobierno?

– Mira, honestamente no lo sé, ni tampoco es de mi interés. A nosotros nos ocupa es nuestra agenda.

– ¿Cómo va a ser la campaña de Capriles?

– Muy intensa en términos de contacto personal. Muy intensa. Un candidato en la calle, recorriendo Venezuela.

– ¿Va a subirle el tono a la campaña?

– Oye, yo… no es subir de tono, pero sí voy a… voy a… (hace una pausa larga para revelar sus próximos pasos) voy a recorrer, aspiro recorrer a Venezuela cuatro veces.

– ¿Cuatro veces?

– Sí, cuatro veces. Esta que arranca en Bolívar es una. Esto termina como en… 12 días más o menos, para arrancar el primero de julio con la campaña formalmente. Ahora, después voy a un… ‘párate en este pueblo, vamos pa’l otro pueblo, vamos pa’l otro. Bájate, camina’. Duro, duro. Voy a aprovechar mi fuerza física, mi capacidad de trabajo y mi energía para recorrer Venezuela.

– Hay gente que dice que usted hace esto porque Chávez está enfermo.

– La agenda nunca ha sido determinada en función de lo que haga… (un silencio mayor para escoger sus palabras) la otra parte. Ese es mi plan y lo voy a cumplir con el favor de Dios.

– Hablando de su plan de Gobierno: ya parece haber revelado casi todas las cartas…

– …¡No! Mi gobierno…

– ¿Qué más falta por revelar?

– …Mi gobierno tiene, mi plan tiene tres áreas fundamentales: empleo, seguridad y programas sociales, el área social, mi oferta social. Esas son las tres grandes áreas para la Venezuela del Progreso, para que Venezuela progrese, para que los venezolanos progresen. Cada una de las áreas, sin duda alguna tiene otros ejes, pues. Yo voy a plantear cuál es mi propuesta en educación, en vivienda, en salud, en cultura, en deporte…

Yo no las llamaría cartas. No es algo que tenemos debajo de la manga y ¡pum! No. Es explicar bien el plan. Yo tengo un plan, y el objetivo de ese plan es el progreso de Venezuela. ¿Cómo llegamos a ese progreso? Eso es lo que yo tengo que hacer: explicarle a la gente.

“Nuestras propuestas no están recostadas del Gobierno”

EN CONFIANZA

Capriles baja la guardia. Parece acostumbrarse al extraño que pregunta y al hombre que lo apunta desde un lente fotográfico. Respira. Encorva el torso, para apoyar las rodillas. Gesticula lo que dice con su delgada humanidad, que luego de la caminata viste una camisa marrón de las hacen en Miranda.

– ¿Cuál ha sido el principal reto de esta campaña?

– (Silencio. Pensativo. Con la mirada en ninguna parte). ¿Cómo dices tú principal reto?

– ¿Qué ha sido lo más difícil de afrontar o de hacer en esta campaña?

– ¡Nooo! Lo duro de esta campaña es el desgaste físico.

– ¿Y el económico?

– No. Esta no es una campaña de cuantiosos recursos. La campaña de los cuantiosos recursos la viste ayer. Tú la viste ayer: la carrosa, financiada con recursos del Estado ¡buuuuurrrrrdamente! Tuvimos acceso a un documento donde está claro cuánto pagó cada ministerio. Esta no es una campaña que va a competir en recursos con el Gobierno porque ahí no vamos a poder competir, porque Pdvsa financia la campaña del Gobierno. Eso es corrupción. Bueno, pero tenemos una justicia que se queda callada, que es ciega frente a esta situación.

Aquí el reto ha sido el esfuerzo, ¡que es brutal! De verdad. Brutal. Yo te invito a que vengas una semana pa’ que tú veas. Y yo de aquí voy a Monagas. Yo aguanto, pero es duro, duro. Modestia aparte: yo creo que difícilmente puedas ver a un candidato recorriendo el país de esta forma. Modestia aparte. Creo que ha sido un gran esfuerzo.

– ¿Qué lo motiva a seguir adelante?

– Un compromiso muy grande. Yo lo decía anoche: el cariño, el afecto, el abrazo, el beso de la mujer, la palmada del hombre, darnos la mano, darnos un abrazo. Esa ha sido la gasolina para seguir. Ha sido lo más gratificante, sin duda alguna. Eso yo no lo cambio por nada. No hay nada que le llegue cerca al afecto de la gente, y eso se logra con el contacto personal. Por televisión no se logra eso. La televisión recoge lo que yo hago, pero mi campaña no es por televisión.

– ¿Su gobierno será por televisión?

– (Inspira profundo y dice) oye, mi visión de la televisión es que recoja el fruto que se cosecha, pero no es un gobierno de televisión. Lo que hoy tenemos es un gobierno para la televisión: los discursos laaaargos, las cadenas… todo eso. Si los discursos largos sirvieran para algo tendríamos el mejor país del mundo.

LA DESPEDIDA

Llegamos al aeropuerto. La van hace un alto. La puerta se abre y un baño de luz vespertina cubre a los pasajeros que se levantan. La gente espera afuera. Se oye el jingle de campaña. El candidato luce relajado al final de la entrevista pero no hay tiempo para las preguntas. Sonríe. Mira a los ojos, como quien tiene tiempo de haber entrado en confianza.

– Quedan menos de cuatro meses para el 7 de octubre, menos de un mes para el inicio de la campaña ¿Qué le tiene que decir a los guayaneses?

– Que me acompañen a construir este camino juntos. Este es el camino de la vida, el camino de la esperanza, el camino del futuro. El camino de echar pa’ lante. Venezuela quiere echar pa’ lante y Bolívar quiere echar pa’ lante. Yo los invito a que me acompañen a construirlo juntos. Yo soy un servidor público, y quiero ser el primer servidor público del país. El que tiene la mayor responsabilidad, pero yo no visualizo un país que no lo construyamos juntos.

Aquí se trata de construir una Venezuela entre todos, y cada quien tiene que poner su granito de arena. Los que tienen recursos, que se conviertan en multiplicadores del pan. Nuestro pueblo más pobre que sepa que mi compromiso es con ellos, que mi compromiso significa que las personas puedan vivir mejor. Ese es el compromiso: que las personas puedan vivir tranquilas y vivir mejor.

Hoy es martes 12 de junio y Ciudad Guayana está alborotada. La historia se repite con los que esperan fuera de la van. Todos quieren tocarlo, sentirlo, saberlo. Llevarse la impresión de que es él. De que es real. De que es el candidato. Su candidato. El candidato presidencial Henrique Capriles Radonski.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: