¡Hipocresía, pura hipocresía!

Por Federico A. Black B.

Ver al Presidente de la República, el pasado miércoles 20, dedicando una de sus tantas cadenas para hablar de la inseguridad que reina en el país, no se si catalogarlo de logro, de un ¡por fin! o de un gran acto de descaro, por todos los que ahí estaban.

El ente encargado de generar políticas públicas en materia de seguridad, es el poder ejecutivo nacional, a través de su cartera para ese fin. Ese, es el Ministerio de Interior y Justicia, por el que han pasado unos 12 titulares, durante los 13 años que ha durado esta decadente revolución.

Cuando se habla de una política pública, en teoría, se refiere a un plan macro generado por la máxima institución o autoridad en alguna materia determinada, con la que los órganos inferiores o de sub-sistemas distintos, se deben conectar y trabajar bajo dichos lineamientos y lograr la meta macro desde lo micro. Sin embargo, cuando acudimos a la página web del MIJ para conocer los planes o políticas en materia de seguridad ciudadana, conseguimos que al consultar el DIBISE (Dispositivo Bicentenario de Seguridad), es una página vacía, donde se lee únicamente: “descripción del dispositivo” sin lograr ubicar texto alguno que exponga algún lineamiento en la materia.

A falta de una política macro, se comprende el porqué es imposible lograr algún cambio real en el problema, que dicho sea de paso, constituye la principal preocupación de todos los venezolanos. La inseguridad, es un asunto estructural y como ya lo he dicho en reiteradas oportunidades (y al parecer hará falta decirlo muchas veces más), no depende exclusivamente de las policías, sino de muchos otros niveles superiores y relevantes, como son el poder judicial, el sistema penitenciario y las políticas (inexistentes) para lograr la reinserción de los ex convictos a una vida normal y decente que puedan rehacer a través del trabajo.

Si no se resuelve, el retraso judicial, el hacinamiento en las cárceles y la corrupción en el sistema (principalmente en los órganos jurisdiccionales y penitenciarios) no podremos tener una verdadera seguridad ciudadana y no tener que recurrir a Dios, cada mañana que salimos a la calle, para retornar al hogar, con vida, sanos y a salvo.

Mientras el gobierno nacional no materialice los planes y programas para combatir la inseguridad y deje de aplicar ” de agua tibia”, cada vez que se ve con el agua hasta el cuello, no creeré ni una letra de lo que el Presidente ofreció en su cadena el pasado miércoles. Es por ello, que hoy por hoy, ya conociendo la forma de gobernar de estos revolucionarios, no puedo dejar de catalogarlos sino como hipócritas que se han aprovechado de las circunstancias para manipular a la sociedad, con la finalidad de ganar unas elecciones, pero tendremos que plantearles la siguiente inquietud: si nos matan a todos ¿Quién carajo podrá votar?

De continuar manejando a la inseguridad como un “tema” en lugar de asumirlo como un problema, nunca lograremos una solución, porque simplemente se tratará como eso, como un tema, en lugar de actuar para solventar un MUY SERIO PROBLEMA.

Datos de interés para el gobierno nacional: en los últimos 13 años han muerto casi 2 venezolanos cada hora en manos del hampa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: