PAPITA PARA HENRIQUE

Por ISABEL PEREIRA

Henrique Capriles Rodonski

Mientras escribo, oigo a Chávez en una cadena de tres horas, en cada inflexión afirma contundente: “El problema es el capitalismo, que roba, explota, destruye… un sistema que sólo le interesa hacer más ricos a los ricos”.

Decido apostar a sus palabras, hojeo la Encuesta de Hogares por Muestreo, el instrumento estadístico más importante en el mundo, ¿a ver que nos dice? Según informa, en Venezuela tenemos muchos pobres, gentes en la clase D y E, que habitan en barrios sin servicios, en viviendas inacabadas, carentes de servicios comunitarios. También tenemos mucha gente con dificultades para acceder a un ingreso que les permita vivir adecuadamente, esto por falta de educación o preparación para el trabajo y/o por falta de oportunidades. Existen muy pocas empresas, la oportunidad más fácil es el empleo público improductivo (sin ningún futuro, pues casi siempre funciona como mecanismo de afiliación política).También dice que la población sin actividad económica es alrededor de 7 millones de personas y que los informales se acercan a los 6 millones.

Si esto es así, entonces tendremos dos bandos en nuestra sociedad: los que trabajan en el gobierno y/o empresas formales y por ende son contribuyentes (cerca de 6 millones) y el resto, es decir aquellos que hay que sostener, que no pagan impuestos (12 millones de personas); súmele a esto el desempleo (según cifras oficiales 1 millón doscientas mil personas). La verdad es que el resultado es desalentador. Entonces ¿el problema será el capitalismo, como dice Chávez?

Veamos qué ha hecho Chávez para resolver el problema, según él, creado por el capitalismo .La impresión a priori es que durante estos últimos trece años este gobierno ha ignorado totalmente la pobreza como tema social, económico y cultural, su visión de la pobreza se reduce a un campo de proselitismo político. Funda Mercal como mecanismo de redistribución de alimentos baratos, pero lo nutre con importaciones, no lo convierte en un espacio de crecimiento, de fomento de la producción de alimentos, propicio para el surgimiento de nuevas empresas proveedoras y para la generación de empleos. La revolución se conforma con importar los alimentos de Brasil, Nicaragua, Ecuador, los verdaderos ganadores del proyecto Mercal.

La salud y la educación se las entrega a un país completamente en crisis como es Cuba, traen médicos o funcionarios de allá, se pelean con nuestras universidades, provocan un éxodo terrible de nuestros jóvenes graduados, abandonan la red de ambulatorios (más de 4.000) y nuestra excelente infraestructura hospitalaria. Sustituyen la red de salud por unos cuchitriles de 20 mts2 en los barrios. Peleados con los médicos, abandonados los hospitales y ambulatorios ¿Qué clase de salud podemos tener?

En cuanto a la posibilidad de que las familias venezolanas tengan mejores ingresos, esto se convierte en otra gran estafa, una de las grandes vías para dejar de ser pobres es que existan más y mejores empleos y cada vez menos población dependiente o inactiva por cuenta de cada trabajador. La población inactiva ha aumentado en 2 millones. Es curioso constatar como entre la población inactiva la categoría estadística “Otros” agrupa a más de 1 millón 500 mil personas, mayor a la cifra del desempleo ¿o será que ahí están parte de los desempleados, amigo Eljuri? Mientras esa carga de inactividad esté sobre los hombros de nuestros trabajadores, la mayoría con salario mínimo, o se resuelva con subsidios miserables, nunca dejaremos de ser pobres.

El otro aspecto fundamental se refiere a los programas o políticas a favor del sector informal del mercado de trabajo, 6 millones de trabajadores. Querido lector ¿ha oído o leído alguna propuesta del gobierno durante estos 13 años cuyo objetivo sea mejorar, regularizar o apoyar el crecimiento del ingreso de este grupo, el cual es el sector más numeroso de trabajadores (el doble que el empleo público y 2 millones más grandes que el empleo del sector privado formal)?

En síntesis ¿Qué ha hecho el gobierno para resolver la pobreza? Hacer crecer los inactivos, engañar a los jóvenes con una oferta de programas educativos mediocres, tapar la boca de las familias con subsidios, en lugar de tratarlos como ciudadanos y apoyarlos para que sean independientes y autónomos.

Pero el caso más patético es el de la vivienda. Hoy cuatro meses antes de las elecciones, están convirtiendo a Caracas en una ciudad re-ranchificada, azorados por el saldo negativo de su gestión de gobierno se apoderan de parques, estacionamientos, espacios sin servicios y construyen sin planificación alguna. Pensarán que para los pobres cualquier cosa vale. El desastre se verá después. Para construir viviendas contratan iraníes y chinos, descartan a los venezolanos dizque porque son estafadores. Estos grupos extranjeros, llegan a nuestro país y… contratan a los venezolanos, se traen hasta los clavos de sus pueblos y al final cobran jugosos contratos. Buena manera de crecer ¿no les parece?

El balance, trece 13 años de retroceso. Ahora veamos ¿qué podrá hacer Capriles? en principio todo lo contrario, lo elemental, en lugar de destruir y expropiar empresas, fomentar miles de ellas, nuevas empresas por todas partes, en cada Municipio empresas, con buenos empleos y oportunidades para la gente. Cambiar la importación del 70% de los alimentos y bienes de consumo por el respaldo a nuestros productores, manufactura, criadores y pescadores, grandes, medianos y pequeños. Recuperar medios y vías de comunicación, revivir instituciones como Agroisleña y mejorarlas. Buenas oportunidades para nuestros graduados, fortalecer nuestros hospitales y universidades.

El gran objetivo: que la gente pueda ganarse la vida decentemente, que hayan menos inactivos, menos improductividad, acabar con la educación sin calidad, menos trabajo basura, menos informalidad precaria, menos carestía de servicios básicos, apostando más bien hacia una muy buena educación, formación y créditos para los trabajadores y emprendedores a todo lo largo y ancho del país, muchísimas empresas y por ende montones de empleos, muchísimos nuevos emprendedores, seguridad en las calles y en los hogares, que los ingresos permitan a las familias acceder a viviendas decentes y, muy importante, aumentar la confianza en nuestras leyes y jueces comenzando por soltar a todos los que están presos injustamente (los comisarios, la jueza, los señores de Econoinvest, abrir las puertas a los exiliados, a nuestros petroleros en diáspora, entre otros).

Creo que está papita para Henrique, porque la solución no es el Socialismo, mil veces derrotado en todos los rincones del mundo, es el capitalismo cuando es solidario, humanitario, capaz de crear riquezas y de prevenir inequidades al mismo tiempo. Solo deja de ser pobre una sociedad cuando se genera valor, hay paz, seguridad, respeto a la condición humana y sus amplias mayorías pasan a formar parte de una clase media en permanente progreso, educación y responsabilización. No hay ninguna alternativa. Solo desaparece la pobreza material cuando los estratos D y E se hacen prácticamente invisibles, cuando su existencia pueda ser prevenida, corregida o resuelta por la voluntad del resto de la sociedad ¿no les parece?

Anuncios

Una respuesta

  1. Espero que los electores no se dejen seducir más por los ofrecimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: