El túnel de la inseguridad

Por JUAN MARTIN ECHEVERRÍA |  EL UNIVERSAL

El ejemplo más gráfico para entender lo que nos está ocurriendo a todos los venezolanos, con la tragedia de la inseguridad, es el de un túnel tapado por ambas salidas, en una está la delincuencia y en otra la improvisación y el no querer hacer de las autoridades, por supuesto los ciudadanos estamos en medio del túnel con los sistemas de ventilación dañados y hay que buscar una solución. Cuando estudiamos la situación de la Gran Caracas y la comparamos con lo ocurrido primero en Medellín y después en Río de Janeiro, donde se bajaron sensiblemente los índices delictivos, el plan exige tiempo, dinero y voluntad política.

Las autoridades ofrecen Misiones, Viviendas y luchar contra la inseguridad, pero como lo hemos dicho repetidamente, el régimen no es parte de la solución, sino lamentablemente es de la violencia y la inseguridad. Nos explicamos: la primera receta es establecer una coordinación entre las autoridades nacionales y las Gobernaciones y Alcaldías, pero allí surge la estrategia política nefasta de desconocer a cualquier organismo que esté gerenciado por la oposición.

La segunda receta es la recuperación del monopolio de la fuerza por parte del Estado, y un conjunto de programas para el desarme efectivo de los grupos subversivos urbanos y rurales, las bandas de delincuentes en los barrios, los presos en las cárceles y todo el poder de fuego que ha sido distribuido, durante estos años, en manos de quienes no deben disponer de fusiles rusos, pistolas y granadas.

La tercera receta es invertir en la modernización, equipamiento, transformación, reclutamiento y capacitación de los Cuerpos Policiales, Tribunales y Ministerio Público. Si se necesitan 30.000 investigadores y se dispone solamente de 4.500, quiere decir que con ese 15% sólo se puede atender medianamente a ese porcentaje de los casos que ocurren: ese mismo criterio tendríamos que aplicarlo a jueces y fiscales que procesan con dificultades un porcentaje mínimo de los expedientes que reciben. Repetimos, faltan recursos, voluntad política y ganas de resolver una tragedia que afecta a los ciudadanos.

La cuarta receta es la recuperación de los espacios públicos, desde las plazas a los campos deportivos y los parques, hay que ver la cola que se genera en el Parque del Este en los días feriados, los venezolanos de menores recursos se desplazan con el riesgo de ver afectadas sus vidas y propiedades y además no hay suficientes lugares de esparcimiento, porque todo se concentra en la publicidad gubernamental, cuya dimensión es enorme.

La quinta receta son los pactos de convivencia y valga el recordatorio de la Policía Metropolitana atendiendo las necesidades del Barrio Los Erasos, adyacente al Centro Médico, con extraordinarios resultados que permitieron reducir la criminalidad e incorporar a las labores de prevención a delincuentes redimidos. Estamos hablando de hace muchos años y, ajustándose al 2012, habría que aprovechar los modelos exitosos de acuerdos cívicos, que pueden instrumentarse con el apoyo de las comunidades.

Es indispensable armar el Plan y ejecutarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: