KENIA: DROGAS Y MUERTE. ¿REFLEJO?

Por RÓMULO LANDER HOFFMANN.

Las Relaciones Internacionales son los vínculos formales que unen a los Estados como sujetos de derecho internacional y en este sentido los funcionarios del servicio exterior están Sujetos a él y su titularidad los obliga al cumplimiento de los deberes derivados del derecho internacional.

En consecuencia, para ser Diplomático, es decir funcionario del servicio exterior, se requiere, por encima de todas las cosas, una preparación muy especial; Mucho amor a la Patria y una honestidad intelectual que permita anteponer la Nación a cualquier gobernante de turno.

Resulta tristemente obvio que para quien hoy nos desgobierna, los objetivos de una Misión Diplomática – que deberían actuar solo en función de Estado – han sido intencionalmente confundidos (para uso propio) con los de los Jefes de Misión o los de los oficiales de las mismas TODOS ellos nombrados a dedo y esta fusión de intereses ha sido utilizada, en especial en lo que se refiere a las funciones de representación y amparo diplomático.

En el caso Kenia, de resultar cierta la responsabilidad del funcionario vinculado con la Horrible muerte de la encargada de negocios por motivos aun no claros y en los que se especula hubo traslado de droga vía valija diplomática amparados en la protección que su condición le daba, existe una responsabilidad compartida entre quien o quienes los nombraron a dedo y los propios autores de estos deleznables hechos. Especialmente visto el inmenso daño que implica para la valija diplomática como uso y costumbre y su posible incidencia negativa sobre el derecho consuetudinario que la cobija.

Lo mismo da, en relación al daño causado al país, si lo ilícito se está introduciendo en un equipaje personal de cualquier integrante de la misión, que en una valija diplomática que debería estar destinada exclusivamente al traslado de las comunicaciones y correspondencia oficiales.

El artículo 36 de la convención de Viena de 1961 en su artículo 36 aparte segundo textualmente reza: “2. El agente diplomático estará exento de la inspección de su equipaje personal, a menos que haya motivos fundados para suponer que contiene objetos no comprendidos en las exenciones mencionadas en el párrafo 1 de este artículo, u objetos cuya importación o exportación esté prohibida por la legislación del Estado receptor o sometida a sus reglamentos de cuarentena. En este caso, la inspección sólo se podrá efectuar en presencia del agente diplomático o de su representante autorizado”.

Se va haciendo evidente la degradación de nuestro servicio exterior y particularmente grave, es la desprofesionalización al que ha sido sometido nuestro servicio exterior durante estos 14 años y el nombramiento como primer oficial de quien hoy está acusado en la participación del asesinato de la encargada de negocios Fonseca así lo demuestra.

Tocará una vez que el presidente saliente entregue, iniciar una intensa selección de nuevos funcionarios diplomáticos por concurso y el llamado a muchos de nuestros excelentes funcionarios de carrera hoy en situación de retiro, para enderezar este inmenso entuerto generado con toda intencionalidad por quien hoy nos desgobierna, porque para los que hemos estudiado derecho internacional, es una verdadera vergüenza tener un servicio exterior como el que se ha hecho a su medida quien hoy nos desgobierna.
Amanecerá y Veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: