Cadena de mentiras

Hugo Chávez y su Gobierno se han enquistado en el poder, entre otras cosas, soportado por la sarta de mentiras y tergiversaciones de la verdad.

En la cadena nacional de radio y televisión de este martes 4 de agosto, por ejemplo, Chávez tejió un largo filigrana de mentiras y medias verdades, digno del más aventajado bisutero.

Comenzó con una mentira del tamaño de una catedral: Que él recurre a las cadenas porque las buenas noticias se las niegan los grandes medios. La realidad es que el Gobierno ejerce una hegemonía informativa sea como propietario de los medios, o por la auto-censura producto de la intimidación.
La segunda gran farsa del martes fue precisamente una de sus “buenas noticias”: Los Petrorinocos. Es decir, los papeles con los que piensa “saldar” la deuda laboral con los trabajadores del Estado, demorada por más de 14 años. El hecho es que los Petrorinocos ni siquiera existen ya que no se han definido las condiciones de la supuesta emisión. En efecto, lo que son es un instrumento de propaganda electoral que terminaría siendo una burla cruel para los empleados afectados.

A ello se suma que desde el 30 de agosto, el Gobierno ha estado pagado (¿parcialmente?) las prestaciones de unos 300 trabajadores por semana (en efectivo y no con los bonos). Teniendo en cuenta que la deuda es con unos 1.500.000 trabajadores, se requerirían 5.000 semanas (=96 años) para cubrir ese universo.

Otra de las tergiversaciones en la cadena del martes es la referida a la “entrega” por parte de la “Cuarta República” de la Faja Petrolífera del Orinoco a las transnacionales extranjeras y el consecuente “robo” de la riqueza petrolera. Cabe recordar lo favorable para Venezuela que fueron los contratos que dieron luz a las cuatro mejoradoras que hoy generan el 20% de la producción nacional. También, cabe notar que el Gobierno ha pecado de entreguista del petróleo venezolano a gobiernos de la región genuflexos a su proyecto castrocomunista y que la Faja hoy está poblada por empresas extranjeras de poca experiencia, ni hablar de que se ha endeudado sin misericordia a la Nación con entrega a futuro de crudo a China.

El gobierno sigue mintiendo además al decir que Venezuela está produciendo 3,3 millones de b/d, cuando la realidad es que no pasa de 2,5 millones b/d, según la OPEP, la cual tiene un sistema de control de la producción de sus países miembros, perfeccionado para evitar trampas en el cumplimiento de las cuotas. Es de suponer, que de no ser confiable dicho sistema, Venezuela como país fundador de la OPEP, habría llamado al orden a la organización.

Otra gran mentira fue decir que el aparato productivo nacional está produciendo un 100% del pescado y de las hortalizas y frutas que consume; 80% del pollo y 70% de la carne de vacuno, además de afirmar que el país sólo importa un 40% de la demanda de alimentos. Esto, cuando todos los que conocen el campo venezolano están lamentando la pérdida de producción y empleo.

Para colmo, el Presidente aspira a ser reelecto en base a estas – y otras – mentiras.

 

COLABORA CON ESTE BLOG:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: