Venezuela gótica

Tal Cual Digital


Por EDINSON MARTÍNEZ

Si Bob Kane hubiese vivido en este pequeño país del norte de Suramérica, poco habría tenido que imaginar al momento de crear el célebre personaje  que lo ha inmortalizado. Batman  y su ciudad gótica.

Una ciudad atormentada por el crimen, de complicidades abyectas y autoridades que se desdoblan en favor del delito. El cinismo y extravagancia de algunos de los personajes de la historieta de entonces podrían haberse inspirado en varios de los muchos que observamos en los noticiarios de televisión.

Son casi treinta millones de almas los que somos testigos del uso de armas de fuego de gran potencia desde las cárceles del país. Hacen correr a las autoridades, que a la sazón, son quienes se las venden y gobiernan en los penales cual imperio de maldad.

Los tales pranes, ­versiones tropicales de esos personajes estrambóticos y desalmados de la historieta cómica de los años 40’, derivada luego en serie de TV en los 60’ y películas posteriormente, son las verdaderas autoridades puertas adentro de las cárceles y desde allí, ­como sucede en la mismísima serie televisiva y filmes­, urden las fechorías que engrosan las crónicas policiales de los periódicos.

La crisis penitenciaria, mézcla de caos, violencia y corrupción, cada día nos sorprende con sus saldos. En el lapso comprendido entre julio 2011 y 2012 aumentaron en casi 6% las muertes en las cárceles. Las cifras en las 35 cárceles venezolanas indican 560 reclusos muertos y 1.457 heridos en 2011, según el Observatorio de Prisiones.

La última de estas crónicas del terror se registró hace un par de semanas, cuando 25 reclusos junto a un familiar, resultaron muertos en una revuelta carcelaria; adicionalmente, 43 personas fueron heridas, entre ellas 14 familiares. Ya antes hemos conocido de episodios similares.

Venezuela tiene el récord como el país más violento del subcontinente. No es cuento, ni exageración. Colombia, por ejemplo, de quien se podría pensar ostentaría el primer lugar, cerró el año 2011 con 13.520 muertes violentas. Un país, como ya sabemos, de insurgentes y narcotráfico.

Venezuela en cifras oficiales tuvo un saldo de 19.336. Comparado con nuestra propia historia, el país tiene hoy una tasa de mortalidad similar a la tasa de muertos que tuvimos en tiempos en que la nación era azotada por epidemias.

La edad promedio de muerte por violencia en Venezuela está entre 15 y 25 años. Son atroces las cifras de violencia en nuestro país. El año pasado 80 mil venezolanos quedaron lesionados de algún modo por la inseguridad pública, algunos de ellos inutilizados para ganarse la vida por sus medios en lo que les resta de vida.

Estos indicadores del caos que nos gobierna desde el segundo mandato presidencial de mayor extensión en nuestra historia, son los que han motivado el titulo del presente artículo. Bob Kane habría tenido poco que agregarle a su imaginación, porque en este caso, como en tantos, la realidad supera la ficción.

COLABORA CON ESTE BLOG:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: