Amuay y la manipulación

Por Juan Fernández

La sala situacional del candidato Chávez cuya tarea es realizar extenso seguimiento a la  opinión publica sobre el día a día en el país, ahora con mayor relevancia y criticidad durante el periodo de campaña electoral. En consecuencia, es fácil ver como el gobierno aplica  un mecanismo repetitivo de manipulación de la realidad, utilizando para ello  personajes claves del gobierno, en función del aspecto a tratar de ser modificado en la opinión pública, mecanismo utilizado a través de toda la estructura de la red de medios públicos.

El candidato Chávez cuya obsesión es el control absoluto del país y por supuesto de  PDVSA, sabe claramente como la tragedia de Amuay le quita la careta al gobierno y lo deja en evidencia de su pésima gestión de lo publico. En consecuencia, cumple al pie de la letra las recomendaciones de la Sala para intentar modificar, cambiar la opinión publica con respecto a la tragedia en Amuay.  Lo anterior, es una receta aplicada desde 1998, por lo tanto se hace fácil develar su estrategia de comunicación.

En primer lugar, viene una arremetida en contra de los trabajadores petroleros despedidos ilegalmente por Chávez en 2003, al intentar relacionar el paro cívico con la tragedia en Amuay y correr la culpa hacia otros, con ello logra su objetivo de todos estos años de sembrar la separación entre los venezolanos. Veremos  nuevamente acciones en los tribunales para echarnos la culpa, una especie de tribunal tipo inquisición al conocimiento, al merito, a los principios y valores. De hecho la maquinaria de propaganda del gobierno, quiere nuevamente sembrar la idea del sabotaje, termino que seguirán utilizando los operadores políticos del gobierno, pero verán como el personal de PDVSA excluirá la palabra “sabotaje” del léxico, para cuidarse ante los aseguradores, quienes no pagan daños por esas razones.

En segundo lugar, desconocer o ignorar las opiniones de venezolanos expertos con suficientes credenciales conocedores de las instalaciones petroleras venezolanas y los informes como el “Risk Improvement Recomendations” cuyo análisis y recomendaciones de mantenimiento correctivo y preventivo en el Centro Refinador Paraguaná, reflejan la recurrencia de  222 incidentes en 2011 y 100 incendios. Lo cual es un síntoma evidente al no tomarse en cuenta apropiadamente resulta en el aumento del riesgo de la accidentalidad.

En tercer lugar, la población que por causas de su situación económica se ve obligada a vivir en zonas las cuales deberían ser de protección de la refinería, sin correr riesgo sus vidas. El gobierno irresponsablemente, solo anuncia la reconstrucción, buscando mostrarse eficiente cuando en realidad lo que debería de hacerse es una evaluación estricta para evitar se repita una tragedia afectando a la gente, incluso utiliza a los afectados para dar gracias por la ayuda recibida. El tema de los familiares de las victimas es altamente ignorado, pues ello apunta hacia los responsables, siendo de interés del gobierno sea obviar el tema de la responsabilidad.

En cuarto lugar, el desorden en los voceros del gobierno sobre la tragedia fue evidente, desde indicar que en dos días la refinería estaría operando normalmente hasta las declaraciones de funcionarios del gobierno, explicando lo que no saben. Por ello, se transforma en una vocería que lejos de explicar con claridad lo ocurrido se utiliza para alabar el supuesto proceso revolucionario, e inclusive se habla de cómo la tragedia “hace salir a  PDVSA fortalecida”. El Gerente del Complejo Refinador Luongo, mas que un responsable de la operación de la refinería parece un activista político del partido del gobierno, cuidando su puesto.

Por ultimo, el propio candidato Chávez aprovecha la tragedia para justificar su gestión al frente de PDVSA con la bandera de la soberanía, la independencia,  con ello se lava la cara,  elude su responsabilidad,  y  por el momento respalda a Ramírez, hasta tanto la sala situacional evalué nuevamente la percepción de la opinión publica y determine los pasos a seguir.

Los venezolanos no podemos aceptar se nos manipule de esa manera, mas aun luego de una tragedia como la de Amuay enluta a la familia venezolana, cuyo resultado debe ser unirnos a todos. No podemos seguir siendo manejados por y a través de la percepción mediática del gobierno. Nuevamente la indignación nos debe llevar a todos al cambio el 7 O, de no ser asi la tragedia de Amuay se convertirá en otro evento mas del inaceptable baúl de los recuerdos.

 

COLABORA CON ESTE BLOG:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: