Chávez: Me debes un país

Por Enrique Pereira

Lo que le prometí a mis hijos y tú me arrebataste

Los últimos catorce años han constituido una gran pesadilla. El Gobierno que manejaste es lo más destructivo que ha visto la patria en sus años de democracia. Estoy muy seguro de que lo hiciste por ignorancia, pero debo confesar que en ocasiones me asaltan las dudas.

Es imposible volver el calendario atrás. Lo que hiciste en estos catorce años tomará varias décadas reconstruirlo. La pérdida de valores y la anarquía manifiesta que se nos presenta en forma de violencia, no se cambia con un presidente. La sociedad entera tendrá que trabajar sobretiempo y manejar con mucha inteligencia y tesón las bases para un cambio. Razón tiene Capriles cuidando afirma que hay un camino -no hay un lugar de llegada-  hay un camino para recuperar a este país.

A mis hijos les prometí un país como el que me vió crecer para que no sientan la tentación de pensar que el país se agotó para ellos. Quiero que sientan su Patria como lo que fué y dejen de sentirla como lo que es.

Quiero regresar al Campo de Carabobo y presenciar de nuevo  el glorioso desfile de los ciento cincuenta años de la Independencia, con el mismo espíritu que lo disfruté en aquel año, con los mismos caballos blancos, llevando soldados de rojos corpiños. Quiero ver los dorados botones de esos uniformes, para recordar esa justa histórica. Quiero volver a sentir que la historia de mi Patria tiene una sola versión.

Quiero patinar de nuevo en madrugadas frías, acompañando a otras caras y otras gentes, para sentir que estamos en Navidad. Quiero hacerlo sin más miedos que el temor a caerme.

Quiero que entre Cinaruco y Caracas no exista sino un solo país, una sola gente, una sola Patria, con los matices propios de nuestras diferencias de pensamiento, sin esas miradas cargadas de peso que no pueden tolerar a quien tiene ideas diferentes a las propias.

Quiero encender la televisión y encontrarla vacía de mentiras, de repetidas mentiras que a fuerza de repeticiones uno comienza a sentirlas como verdades.

Ya no pienso en el siete de octubre. Ese día nos devolverás lo que quedó de país. Ahora sueño con fuerza con el duro trabajo que será necesario para recuperar lo que perdimos. Dejaremos de escuchar un vociferante y grosero presidente, para escuchar a una sociedad buscando entenderse. Sueño con esa nueva madrugada, que es la misma que la gran mayoría de los venezolanos está soñando.

Deja de meternos miedo con una guerra. Hace rato que perdiste el pueblo que tú piensas te acompañará en esa locura. Me debes un país.

Ovario II dice:

¡NOS DEBES UN PAIS!

COLABORA CON ESTE BLOG:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: